Patatas al Horno con Queso

  • Patatas al Horno
    Tradicional

  • Patatas al Horno
    con Queso

  • Patatas al Horno
    con Verduras

  • Patatas al Horno
    Rellenas

  • Patatas al Horno
    con Mantequilla


  • "Patatas al Horno con Queso"

    Patatas al Horno con Queso





    Aquí tenéis la receta completa para preparar en casa unas estupendas patatas al horno con queso, una receta que podrás preparar en pocos pasos y sin necesitar ingredientes que no sueles tener en tu cocina.



    Ingredientes:

    - Patatas, unas 4 o 5 de buen tamaño
    - Queso Cheddar, sobre 250 gramos
    - Nata para cocinar, 200 ml
    - Mantequilla, unos 100 gramos
    - Nuez moscada
    - Queso rallado para fundir


    Preparación:

    Antes de nada vamos a preparar la crema con la que acompañaremos las patatas al horno, para lo que vamos a poner una cacerola de buen tamaño a calentar, y en ella vamos a echar la mantequilla para derretirla, y después iremos añadiendo la nata para cocinar, el queso Cheddar y un toque de nuez moscada, y dejaremos que se funda y se mezcle todo bien a fuego medio, hasta que nos quede con aspecto cremoso. Si prefieres emplear otro tipo de queso puedes hacerlo, pero intenta que sea un queso sabroso.

    Mientras se enfría un poco esa crema que hemos preparado en la cacerola, ponemos nuestro horno a precalentar, en concreto a 190ºC, para que así vaya alcanzando esa temperatura mientras acabamos de preparar la receta. Deja fuera la bandeja en la que vayas a hornear las patatas, que puede ser una bandeja metálica de las que vienen con el horno, o si lo prefieres, una bandeja o fuente de cristal u otro material, que sea apta para el mismo. Unta la base de la bandeja o fuente con un poco de mantequilla.

    Con el horno ya en marcha, vamos a lavar bien las patatas, las pelamos todas y las vamos a cortar en rodajas de un grosor que sea similar. Es mejor emplear patatas de una variedad que sean aptas para hornear, mejor que las conocidas como “patatas nuevas”, que suelen quedar un poco duras. Un buen grosor para las rodajas es de entre medio y un centímetro.


    Colocamos una tanda de patatas en la bandeja, intentando dejar pocos huecos entre ellas, y por encima vertemos un poco de la salsa cremosa que teníamos apartada. Después volvemos a colocar otra tanda de patatas, y volvemos a añadir otra capa de salsa, y así sucesivamente hasta acabar con una capa final de patatas, a la que por encima añadimos un paquete de queso rallado para fundir.

    Una vez el horno esté a la temperatura deseada, metemos la bandeja y hornearemos unos 45-50 minutos, que es lo que tardarán las patatas en estar en su punto, blandas pero sin llegar a romperse al servirlas. Pínchalas antes de sacarlas para comprobar que no necesitan un mayor tiempo de horneado, y cuando las vayas a servir, hazlo siempre en caliente. Y a disfrutar de esta riquísima receta.